Caminando Bajo La Sombra del Maestro

No esperaba que Ebony, mi perro labradoodle de 70 libras, se hubiera ido el día que lo hizo. Hasta el último momento, era un cachorro feliz. Pero de repente, comenzó a jadear. Se descubrió que había una ruptura en su abdomen, y dentro de una hora el veterinario lo tuvo que sacrificar. Durante diez años, él era quien subía pesadamente las escaleras para seguirme a mi estudio. A veces caminaba tan cerca detrás de mí que chocaba conmigo. Él ha servido como ilustración en muchos de mis discursos. 

Una gran lección que Ebony me enseñó es lo que significa caminar alegremente a la sombra del maestro. Ruego que yo camine de esa manera a la sombra de Dios. Cuando quiera que Él se mueva, yo quiero moverme. Cuando sea que se detenga, quiero parar. David dijo en el Salmo 63:7: “A la sombra de tus alas cantaré, porque tú eres mi ayuda.” NVI. Quiero vivir por la proximidad a mi Salvador y encontrar mi alegría al estar unida a mi Señor y Maestro.

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la verdad de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su verdad en acción.

Con cariño de Anita Carman

La Responsabilidad de un Líder
¿Qué Estamos Heredando?

Related Posts

No results found

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu