Escrito por Anita Carman

Querido Creyente,

¿Alguna vez te has sentido frustrada porque no pudiste convencer a alguien de hacer lo que tú querías? ¿Qué requisitos le has dado a alguien para que tenga una relación contigo? Y cuando esa persona se niega a cumplir con los requisitos, ¿la dejas que se vaya?

La Biblia cuenta la historia de Jesús informando a un hombre rico lo que faltaba en su vida para tener una relación duradera con Dios. Después de que Jesús planteó el requisito, Mateo 19:22 nos dice: “Cuando el joven oyó esto, se fue triste porque tenía muchas riquezas.” NVI. ¿Te diste cuenta de que cuando el joven se alejó, Jesús no fue detrás de él?

En tus relaciones, ¿te han preguntado lo que se requiere para tener contigo una relación duradera? ¿Eres claro con lo que requieres de la relación? Si es así, ¿tienes el valor de expresar tus necesidades y no disculparte por ellas? Luego, cuando la persona que te pide tener una relación contigo se rehúsa a cumplir con tus requisitos, ¿valoras tus necesidades lo suficiente para dejarla ir? Cuando titubeamos con nuestras necesidades, se diluye lo que representamos. Si te encuentras sintiéndote insegura, podría ser porque te estás perdiendo a ti misma por querer aferrar a tu vida a aquellos que no comparten tus convicciones.

Oro porque este mensaje te haya animado de una manera especial. Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la Palabra de Dios en tí, y cómo pones Su palabra en acción.

Con cariño, Anita

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.