Dios Anhela Consolarnos

Fui en un viaje por carretera con mi nieto de ocho meses para asistir a la boda de mi sobrina en Vermont. Se portó muy bien como compañero de viaje. Fue un encanto en la fiesta de ensayo e interactuó con muchas personas. En el automóvil, en el camino de regreso al hotel, estaba demasiado cansado y sobre estimulado y comenzó a llorar. Mi esposo, que conducía, se sentía impotente para consolarlo. Mi hijo estaba sentado junto a él: “Oye, amiguito, ¿quieres que te coja la mano?” Ezra no estaba interesado y sus gritos se hicieron más fuertes y estridentes. Me di cuenta de que todos en el auto se sintieron realmente mal por Ezra. Entonces mi hijo comenzó a cantar. En cuestión de segundos Ezra comenzó a arrullar y ya no estaba molesto.

Me acordé de lo que la Biblia nos dice acerca de que Dios se regocija por nosotros con el canto. Una cosa era leer esas palabras, pero su significado se volvió real cuando vi a mi hijo en acción consolando a mi nieto. Que buena lección es ver que Dios se acerca a nosotros como Sus hijos y anhela confortamos cuando estamos angustiados.  Al igual que Ezra, necesitamos bajar nuestro volumen para poder escuchar la voz de nuestro padre. ¿Dios te está cantando hoy?

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su palabra en acción.

Con cariño de Anita Carman

 

Los Nombramientos de Dios Siempre Están en Pie
A Fin de Cuentas es Por Una Relación

Related Posts

No results found

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu