Mi primer nieto, Ezra, se pasa el tiempo mirando y observando todos los detalles a su alrededor.  Él sonríe cuando hablas con él, le encanta sentarse en su sillita de bebé, se ve cómodo y seguro en su asiento para el automóvil, solo es un bebé feliz.  Mientras estudiaba las expresiones calmadas en su rostro, pensé en lo bendecido que es por tener un papá que se deleita en él y una mamá inteligente y atenta a todas sus necesidades.

Entonces me di cuenta de que Dios nuestro Padre anhela que todos sus hijos pasen por la vida, tranquilos y contentos.  Quiere que sepamos que Él tiene todo bajo control.  Yo necesito ver cómo actúo en la vida y evaluar qué tan segura me siento de mi Padre celestial. ¿De verdad le confío a Él mi vida?  Ezra no se preocupa por nada porque tiene la experiencia de ver a su madre y padre cuidando los detalles.  No necesita preocuparse porque alguien más anticipa todas sus necesidades. ¡Oh, que todos vivamos vidas tranquilas y contentas de la manera que Dios quiso! Trata de mirar a tu alrededor, disfruta de los colores, siente la sensación de ser amada por Dios.

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su palabra en acción.

Con cariño de Anita Carman

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu