El Único Que Dios Envía

Fui testigo de una situación en la que un oficial de policía perdió a su perro en el cumplimiento del deber. Por mucho que el compañero leal canino quisiera servir, estaba herido y ya no pudo cumplir con las exigencias del trabajo. Al principio, el oficial de policía se mostró renuente a aceptar a un nuevo compañero, no podía imaginar a un compañero mejor que el amigo que había servido a su lado durante años. Entonces una misión le llego a su escritorio que no podría manejar solo. Su vida dependía en que confiara en un nuevo compañero canino que podría olfatear explosivos ocultos. Cuando salió de la estación en su automóvil para responder a una misión con su nuevo compañero sentado en el asiento que solía estar ocupado por el amigo que había perdido, sintió la ausencia de su viejo amigo más fuerte que la presencia de uno nuevo. Sin embargo, mientras continuaba con sus deberes, no le llevó mucho tiempo ver que su nuevo socio tenía toda la preparación que era esencial para asegurar su supervivencia y éxito. El líder de la unidad era el que le había asignado su nuevo compañero.

Lo que me llamó la atención fue el paralelo de la forma en que Dios nos envía a su misión. Él sabe que estamos en territorio enemigo. Él sabe que habrá fuerzas e individuos que intentarán impedir que la misión de Dios avance. Él sabe que estamos expuestos y somos vulnerables y que necesitamos un socio confiable que viaje con nosotros y que cuide nuestras espaldas. El único que Dios envía ya ha sido preparado para una misión donde Dios ya anticipó todas las cualidades que se necesitarán. No tomará mucho tiempo encontrar situaciones de alto riesgo y desafiantes que consoliden la unión que ocurrirá. Cuando Paul se topó y fue desafiado por las fuerzas que intentaron detenerlo, Dios ya había preparado a Marcos para que lo acompañara cuando fuera llamado. Cuando Marcos se presentó, Paul sabía que él era el único que Dios había elevado para ayudarlo a soportar y terminar la misión de Dios. ¿Cuál es el Marcos que Dios ya ha preparado para tu vida? Nuestra confianza entonces no es en un nuevo socio, sino en el Dios que envía el reemplazo perfecto para asegurar el éxito de Su misión.

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la verdad de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su verdad en acción.

Con cariño de Anita Carman

Libera Al Que Te Rechazó
Escoge la Redirección de Tu Perspectiva

Related Posts

No results found

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu