Estaba pensando hoy que soy un ser diverso. Quizás tú también lo eres. Si interactúas con personas en diferentes entornos, como los negocios, la iglesia, tus vecinos, o en el extranjero, puedes adaptarte a las reglas de cada cultura. Cuando actúas de manera diferente dependiendo de la cultura, operas como un “tú de adaptación diversa” en comparación con tu yo real. ¿Estás mintiendo o eres socialmente audaz o quizás estratégica?

 

Por ejemplo, cuando estaba en la universidad obteniendo mi maestría en administración de empresas, las mujeres eran vistas como líderes iguales con los hombres. Era un lugar donde los líderes se forjaron, sin importar el género. En un lugar de igualdad y competencia, para una estudiante seria la muerte ser llamada “linda”. Ella no quiere que se le vea como una niña linda. Recuerdo lo horrorizada que estaba con uno de mis primeros clientes de consultoría cuando el director general de una empresa me echó un vistazo, se dirigió a mí como “Hola, niña” y dijo que le recordaba a su nieta.

 

Es un desafío superar cada contexto cultural para ser respetado como líder. Dios me enseñó con Su Palabra que El respetó las reglas de la cultura y comenzó donde las personas las llevarían a donde Él quería que fueran. Entonces, en lugar de llegar con fanfarria a un lugar y gritar: “¡Soy mujer, escúchenme rugir!”, he aprendido a empezar con, “¿Quién eres?”. Déjame empezar por entender donde estás y luego, cuando haya confianza, puedo compartir más de lleno quien soy y para lo que Dios me ha llamado a hacer. A fin de cuentas, mi propósito en la tierra no es asegurarme de que sepas mi nombre, sino de ayudar a quienes me rodean a conocer el nombre de Dios. Cuanto más segura estoy con lo que Dios me envió a hacer, menos necesito empujar mi identidad, más me relajo y espero la puerta abierta para revelar el propósito de Dios y mi papel en él.

 

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su palabra en acción.

 

Con cariño de Anita Carman

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu