Querida Creyente,

En un hogar, los padres a menudo tratan de proteger a sus hijos de la realidad.  Por ejemplo, si la persona que mantiene a la familia está desempleada, el mensaje para los niños se da con un giro positivo.  Decimos cosas como “Pero no te preocupes, estaremos bien”.  Ya sea que los padres realmente crean que las cosas estarán bien o no, continúan con una cara positiva frente a los niños.  Los líderes del ministerio a menudo adoptan una actitud parental similar.  Dudan de compartir lo que es tener esa responsabilidad.  A veces utilizan el humor para desviar los problemas reales, o sirven como una voz de inspiración como un entrenador que anima a un equipo a la victoria después de una derrota devastadora.  Muchos en el liderazgo destacan la importancia de que el líder se mantenga positivo y optimista.  Pero ¿qué es lo que pasa dentro de los corazones de aquellos con la responsabilidad de dirigir?  A veces sienten que su único valor es cuando pueden sacar un conejo de un sombrero o que deben actuar como el bufón de la clase, o de lo contrario, la gente los criticará por deprimirse y no querrá estar cerca de ellos.

Como líderes en el trabajo de Dios, debemos elegir ser auténticos.  Expresar una necesidad real es una oportunidad para crear una plataforma perfecta para la oración.  Podemos disminuir una situación intensa no con diversión u optimismo falso, sino con una oración intensa. Una familia que reza junta es una familia que pasa por una tormenta junta.

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su palabra en acción.

Con cariño de Anita Carman

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu