Escoge la Redirección de Tu Perspectiva

Hay algunas heridas tan profundas que no puedes expresar con palabras lo que sientes. Te despiertas sintiendo un hoyo en tu espíritu como si alguien te hubiera golpeado en el estómago. Caminas durante el día intentando convencerte de que la vida mejorará. Mientras tanto, forzas una sonrisa mientras sientes un peso por dentro y casi no puedes respirar. Los líderes a menudo se sienten solos en sus pérdidas personales. Viven en una camisa de fuerza de las expectativas del público. Dios me enseñó que una manera de recuperar mi equilibrio es dejar de repetir mi propia evaluación de lo que es justo. En su lugar, hago de Dios el estándar y me concentro en la manera en que puedo adaptarme a Él. Conformar a su imagen es lo que me trasciende a un espacio de utilidad y libertad. El objetivo final, entonces, no es sentirse mejor ante una situación negativa temporal, sino elegir dirigir mi época temporal y fugaz en la tierra a sentirme emocionada por lo que Dios está avanzando para Su reino. La prioridad que le doy a lo que me enfoco en luchar o salvar se basa en la perspectiva de Dios.

Hay algunas cosas que no puedo salvar porque eventos me lo impiden. En lugar de sentirme paralizada, Dios me enseña a concentrarme en lo que todavía está a mi alcance para salvar. Si un ser querido se resiste al cambio, tal vez necesitamos redirigir nuestras energías a aquellos que están listos y dispuestos a crecer con nosotros. Si un proyecto está bloqueado, quizás sea hora de construir lo que no está bloqueado. Entonces la vida ya no se vive en lo que podría haber sido, sino en el espacio terrenal de lo que es y el potencial de lo que está por venir. El compromiso que hacemos que nos llevará a través de las peores estaciones es uno que nos hacemos a nosotros mismos: declaramos con Cristo que ya “está terminado” y nos comprometemos a usar cada aliento restante para hablar de la vida en situaciones oscuras y confiar en que las historias de Dios, a través de nosotros, no terminarán en el Calvario sino en la resurrección.

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la verdad de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su verdad en acción.

Con cariño de Anita Carman

El Único Que Dios Envía
Valor Para Cambiar

Related Posts

No results found

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu