Escrito por Anita Carman

Querida Creyente,

¿Alguna vez has querido que Dios te dé, sin que le ofrezcas ninguno de tus recursos? Si Dios no ha intervenido en tu disposición todavía,  ¿podría deberse a que está esperando que entregues lo que tienes?

Marcos capítulo 6 nos cuenta la historia de una muchedumbre que seguía a Jesús. Cuando les dio hambre,  les dijo a los discípulos que los alimentaran. Jesús entonces les preguntó qué recursos estaban disponibles dentro de la multitud. Él dijo en Marcos 6:38, “¿Cuántos panes tienen ustedes?” Los discípulos contaron “Cinco, y dos peces.” Jesús multiplicó los panes y los peces para alimentar a la multitud.

No te pierdas el hecho de que Dios proveyó con lo que estaba disponible a través de aquellos en el camino. Él multiplicó los panes y los peces que le fueron dados, Él no hizo carne y papas de la nada. Si tú tienes cinco panes, no le dés a Dios menos de cinco. Si tienes dos peces, no le dés a Dios menos de dos. Se honesta en dar a Dios lo que tienes y después verlo multiplicar.

Oro porque este mensaje te haya animado de una manera especial. Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la Palabra de Dios en tí, y cómo pones Su palabra en acción.

Con cariño, Anita

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.