Los Rasguños y Arañazos de la Vida

Mi nieto vino a nuestra casa para celebrar el cumpleaños de su abuelo. Está lleno de energía estos días y se mueve sin parar. Me bajé al suelo y comencé a gatear para seguirlo. Cuando se volteó para mirarme a la cara, noté que tenía un rasguño en la nariz. Su madre dijo que fue a un grupo de juegos en la biblioteca el día anterior y uno de los bebés lo golpeó en la cara. Ella dijo que no lloró. A medida que continuaba arrastrándose explorando el espacio que lo rodeaba, me mostró cómo obtener cicatrices en la vida es parte de la vida.

Cada vez que ingresamos a un nuevo espacio, expandemos nuestro territorio o nos arriesgamos a encontrar nuevos amigos, podemos salir con algunos rasguños. En lugar de llorar, mi nieto sigue gateando porque está decidido a crecer y seguir adelante. A su corta edad, me recuerda que la alternativa a la exploración y el riesgo de rasguños es vivir en un capullo. Pero nunca fuimos creados para escondernos en un capullo, Dios nos creó para volar.

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la verdad de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su verdad en acción.

Con cariño de Anita Carman

Solo Una Palabra
Mostrando La Fe Que Te Lleva a Través de las Tormentas

Related Posts

No results found

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu