Modelo del Pensamiento Hacia El Exterior

Me desperté una mañana con un dolor de cabeza fuerte. Sentí pánico al saber lo que tenía que hacer y la energía que se necesitaría. Estaba como un guerrero herido que se había caído y estaba arrastrándose a la meta. Entonces Dios cambió mi perspectiva recordándome que la cabeza de Jesús palpitaba cuando tenía una corona de espinas encajada en su carne. Tenía dificultad para respirar por los golpes a su cuerpo. Sin embargo, mientras soportaba el dolor, tomó tiempo para ministrar a los dos hombres en las cruces junto a él.

Me siento humilde y agradecida por los creyentes maduros que Dios ha puesto a mi alrededor y que modelan un pensamiento “externo”. Me inspiran para recordar que solo estamos pasando por esta tierra mientras Dios nos envía para dejar atrás actos de gracia, bondad y generosidad. Mientras haya aliento en mí, que mi respuesta sea “sí” para aquellos que necesitan una respuesta de mi parte. Déjame dejar un rastro de bendiciones desde el corazón de Dios, hacia el mío y al mundo.

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la verdad de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su verdad en acción.

Con cariño de Anita Carman

Para las Épocas Llenas de Niebla
Muestra Gracia Para las Buenas Intenciones

Related Posts

No results found

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu