Usa Las Demoras Para Una Perspectiva Divina

Recuerdo una vez hace muchos años cuando estaba esperando a alguien que me iba a traer una llave. Cada minuto pasó como si fuera melaza. Aún así, tuve la fortaleza emocional de esperar porque esperaba que la ayuda estuviera a la vuelta de la esquina. Luego, cuando recibí la llamada telefónica de que la amiga que me traía la llave se desvió y luego decidió que se le hacía tarde para otra cita y que no venía después de todo, apenas pude contener mis emociones. Es difícil aguantarse cuando no ves ayuda en tu camino y no se te da un tiempo definitivo sobre cuánto tiempo debes esperar antes de obtener ayuda.

Estallé en lágrimas mientras estaba sentada afuera de mi puerta. La esperanza que se retrasa puede aplastar tu espíritu. Pero también sé que fue durante esos tiempos de retraso que recalibré mi vida. Aprendí a definir qué es realmente urgente en comparación con lo que he escalado a un nivel de urgencia. Aprendí a tener una perspectiva divina y a exhalar el estrés e inhalar los planes de Dios para mi vida. Aprendí que las demoras me ayudan a dejar ir a las cosas pequeñas. A fin de cuentas, la vida es un viaje lleno de giros inesperados tanto buenos como malos en el camino. Ayuda a mantener la vista en el panorama general y no reaccionar de forma exagerada a los contratiempos en el camino.

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su palabra en acción.

Con cariño de Anita Carman

 

¿Ya Es Hora de Dejar de Rescatar y Comenzar a Confiar?
¿Qué es lo que no está para negociarse?

Related Posts

No results found

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu