Descontento Santo o Malestar Malvado

Estaba reflexionando sobre el malestar que veo a mi alrededor a medida que más personas expresan su inquietud y buscan su propósito especial. El pensamiento actual parece haber disminuido el logro de terminar los estudios y encontrar un trabajo para mantenerse a sí mismo o a la familia. La vida ha evolucionado para convertirse en algo más que solo mantener a la familia. La falacia que he observado está en cómo, durante esta búsqueda, algunos han hecho el objetivo sobre nosotros mismos. Es como si creyéramos que tenemos la libertad de construir cualquier reino que deseemos. Pero la Biblia nos dice que la vida comenzó cuando Dios dijo que la vida existiría.

No operamos independientemente de un creador. Él fue quien puso la vida en el planeta tierra y fue para su propósito, no para el nuestro. La libertad que Dios nos da es usar nuestros dones bajo la sombra de su mandato divino para nuestras vidas. Él quiere que tomemos decisiones que mejoren su propósito.

Solía ​​evaluar mi vida en función de mis sentimientos, hoy lo evalúo en función de dónde Dios me ha plantado para usar mis dones para bendecir a mi comunidad. Veo si puedo usar mis dones, miro cómo mis dones agregan valor a la organización o comunidad en la que me encuentro, miro si estoy en una plataforma que me reta y me hace ser un discípulo más entregado para Jesús, miro las relaciones que Dios ha puesto en mi vida y a las personas con las que voy a viajar. Creo que el diablo crea inquietud por lo que estamos constantemente en busca de algo elusivo e inadvertidamente desmantelamos lo que Dios nos ha dado. Dios no está confundido, Él ordena el número de días que tendremos en la tierra y podemos pasar esos días ambulando por el desierto o estando anclado a la viña donde Dios nos ha dado para cosechar.

Si te sientes inquieta, pregúntale a Dios si lo que estás experimentando es un descontento santo o si el diablo está creando inquietud y te está haciendo sabotear al retirarte de donde Dios te ha bendecido.

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su palabra en acción.

Con cariño de Anita Carman

Valor Para Caminar Sobre el Corredor
Los Nombramientos de Dios Siempre Están en Pie

Related Posts

No results found.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.