Ver a Dios Mover Montañas

Me han llamado el conejito energizador toda mi vida. Me energizo más con fechas límite increíbles mientras hago malabares con múltiples desafíos al mismo tiempo. Ha sido un ajuste increíble disminuir la velocidad en medio de episodios con vértigo. Dios ha usado este desafío de una manera asombrosa en mi vida. Él me está enseñando que cuando soy débil Él es fuerte.

Una lección clave que Dios continúa enseñándome abruma mi espíritu con alegría: Dios no está impresionado con nuestra carne. Cuando nos vemos obligados a reducir la velocidad, vemos más claramente cómo su Espíritu Santo es el que mantiene todas las piezas juntas. Su Espíritu Santo cementa nuestra fe. Él me rodeó con los compañeros de trabajo perfectos que están tomando la colina conmigo. Él me da una perspectiva y me muestra cómo Él está dando fruto de mis semillas de trabajo. En lugar de sentirme impotente, me siento con más energía que nunca. Pero esta temporada, en lugar de que yo corra, me pongo de pie a ver a Dios mover montañas.

Si estás en una temporada con desafíos físicos, deja que Dios te lleve más alto para ver Su misión que es más grande que tú. Y mientras ves la vida desde la altura del cielo, no dejes de ver a aquellos que el Espíritu Santo ya ha colocado a tu alrededor. Tu debilidad creó una oportunidad diseñada por Dios para el llamado de aquellas personas porque fueron dotadas para completar la victoria juntos. La vida nunca se siente desalentadora cuando aprendemos a verla desde los ojos de Dios.

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la verdad de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su verdad en acción.

Con cariño de Anita Carman

La Libertad de Ser Vulnerable
Frente a lo Inesperado

Related Posts

No results found

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu